11 Mar 2018

BY: María Migali

Servicios

Comments: No hay comentarios

 

El Mindfulness es una práctica de atención plena que nos permite reconocer tempranamente los factores de estrés y por lo tanto, tener la capacidad de responder ante ellos, logrando una mayor capacidad de acción y decisión ante dichas situaciones difíciles. Al estar más conectados tenemos más facilidad de regularnos, de tomar pausas para responder en lugar de reaccionar, siendo la respuesta más adaptativa.

Con más de 30 años de investigaciones científicas, Mindfulness es una de las intervenciones con mayor efectividad a la hora de reducir el estrés y mejorar las relaciones interpersonales. Su impacto positivo es tanto a nivel individual como vincular. Se define la práctica de Mindfulness como: “La consciencia que aparece al prestar atención deliberadamente, en el momento presente y sin juzgar, a cómo se despliega la experiencia momento a momento”. (Kabat-Zinn, J. 2003).

No es necesario hacer una profunda relajación o estar acostados en el piso para poner Mindfulness en práctica. Tiene más que ver con ser conscientes y registrar lo que está ocurriendo cuando está ocurriendo. Ejemplo de ello es una breve práctica de Mindfulness llamada STOP (detenerse o parar en inglés) que es de las más conocidas y apreciadas que se pueden usar a lo largo del día. Es sumamente simple.

S – Stop (Detente)

T – Toma un respiro

O – Observa qué es lo que sucede

P – Prosigue

Es una práctica para cualquier momento del día en la que por unos segundos te detenés y percatas lo que sucede a tu alrededor y, dentro de vos, te estabilizas con una serie de respiraciones profundas y conscientes, y luego proseguís con mayor claridad desde un lugar donde podés elegir sin reaccionar.

Implica percatarte completamente del momento presente: ¿Qué está sucediendo en el cuerpo? ¿En la mente? ¿En el terreno emocional? Y preguntarte: ¿Qué está fuera de mi campo de atención ahora? Puede ser tan simple como notar que tu cerebro está sobrecargado luego de estar en una conferencia telefónica por dos horas (y que necesitás hacer una pausa para estirarte), o que has estado pensando en la próxima reunión toda la mañana. Simplemente, detenete y respirá 6 veces de forma lenta y consciente inhalando por nariz, reteniendo unos segundos y exhalando por boca.

Si querés conocer más prácticas de Mindfulness para vos o tus colegas, consultá por nuestros Programas presenciales y online en info@grupowellnesslatina.com