06 Sep 2019

BY: María Migali

Servicios / Wellness

Comments: No hay comentarios

Prevención del suicidio en el ámbito laboral

Alrededor de 800.000 personas se quitan la vida cada año y muchas más intentan hacerlo. Este problema es global, aunque según la OMS, en el 2016 el 79% de los suicidios tuvieron lugar en los países de ingresos medianos y bajos.

¿Quiénes están en riesgo?

Si bien existe una relación entre el suicidio y ciertos trastornos mentales, como la depresión y el alcoholismo, muchos suicidios se producen impulsivamente en momentos de crisis que afectan la capacidad para afrontar las tensiones de la vida, tales como los problemas financieros, rupturas de relaciones afectivas o dolores y enfermedades crónicas.

El suicidio se puede prevenir

El suicidio es un problema complejo y la prevención debe realizarse en conjunto desde diferentes sectores de la sociedad como la salud, la educación, el derecho, la política, los medios de comunicación y el trabajo. Dado el estigma generalizado alrededor del suicidio, la mayoría de las personas que contemplan el suicidio no saben con quién hablar. En lugar de fomentar el comportamiento suicida, como muchas veces se cree, hablar abiertamente puede dar a una persona otras opciones o tiempo para reflexionar sobre su decisión, previniendo así el suicidio. 

¿Qué pueden hacer las empresas?

Existen algunas medidas que pueden adoptar las organizaciones en pos de la prevención como las siguientes:

  • Brindar información para concientizar tanto a líderes como a colaboradores sobre los índices de este problema en el mundo, cómo se puede prevenir y cómo ayudar a personas que podrían estar pasando por esta difícil situación.
  • Ofrecer capacitaciones para líderes, servicio médico y recursos humanos en la identificación de señales que podrían indicar que una persona está en riesgo y cómo dar apoyo derivando al recurso profesional apropiado.
  • Desarrollar políticas de prevención del consumo de alcohol y drogas.
  • Contar con un Programa de Asistencia al Empleado. Este Programa cuenta con una línea gratuita que funciona las 24 horas para crisis psicológicas y es atendida por profesionales especializados. Tanto empleados como familiares pueden utilizar el servicio de manera voluntaria, gratuita y confidencial. Los líderes también pueden llamar para consultar sobre cómo dar apoyo a un colaborador. Los profesionales a cargo del servicio son Psicólogos capacitados en realizar un diagnóstico de cada situación de manera temprana, dar indicaciones sobre el tratamiento apropiado a seguir y hacer un seguimiento de cada caso para monitorear evolución.

Importante: Si conoce a alguna persona que podría estar pensando en quitarse la vida, escúchela con actitud abierta y ofrézcale su apoyo.  Anímela a pedir ayuda profesional. Ofrézcale acompañarla a las entrevistas. Si cree que la persona corre peligro inmediato, no la deje sola. Pida ayuda profesional a los servicios de emergencia de su comunidad.

Lic. Andrea Lardani

Grupo Wellness Latina

Referencias: WHO Library Cataloguing-in-Publication Data. Preventing suicide: a global imperative. Organización Panamericana de Salud (2019).

05 Sep 2019

BY: Andrea Lardani

Wellness

Comments: No hay comentarios

4 Hábitos Fortalecedores para aumentar el Bienestar

El 2019 no es un año fácil para los argentinos. Inflación, devaluación, crisis económica, endeudamiento, déficit, fondo monetario internacional, han sido términos muy presentes a lo largo de estos doce meses. No hay manera de ignorar el impacto que genera este contexto en las personas a nivel psicológico, físico y social.  Si bien cada individuo reacciona según sus propias características y situación, podemos identificar dos grupos de respuestas: Las respuestas “fortalecedoras” y las “debilitantes” ante un mismo contexto.

Llamamos respuestas fortalecedoras – resilientes – a aquellas que funcionan como buffer o amortiguador del impacto negativo y al mismo tiempo nos llevan a desarrollar una nueva habilidad o reforzar una ya existente.  Por ejemplo, una mujer que tuvo que cerrar su negocio debido a que contrajo una enfermedad que le impedía salir de su casa, comenzó a pintar cuadros que luego de un tiempo comenzó a vender a través de internet. Ella no sólo descubrió que disfrutaba de la actividad, sino que además fue perfeccionando su técnica logrando aumentar sus ventas con el correr de los meses.

Las respuestas debilitantes, por el contrario, son aquellas que incrementan o expanden el impacto negativo del estresor produciendo consecuencias perjudiciales para la salud física y/o mental. Un ejemplo sería que esta misma mujer, luego de tener que cerrar su negocio, comenzara a aislarse, dejando de ver a sus amigos y familiares. Esta reacción empezaría a impactar negativamente otra área de su vida – la de sus afectos – que no estaba afectada inicialmente.

Proponemos cuatro hábitos fortalecedores a poner en práctica:

1. Pensar de manera resiliente: Nuestra manera de pensar es un hábito, como cualquier otro, por lo tanto, podemos modificarlo si nos lo proponemos. Para ello sugerimos pensar a las dificultades como: a) Temporarias, b) Que afectan un área en particular de la vida y c) Que se puede aprender a raíz de ellas. Cada vez que se encuentre ante una situación adversa puede hacerse las siguientes preguntas: a) ¿Cuánto tiempo va durar esta situación negativa? O ¿Cuál va a ser la duración del impacto de esta situación? Trate de ser lo más específico posible y determinar cuántos días, semanas o meses durará. b) ¿Qué área/áreas de mi vida están siendo afectadas por la situación? Intente delimitarlo con claridad. Por ejemplo, si impacta mi vida laboral, qué aspectos laborales están siendo afectados concretamente. c) ¿Qué puedo aprender de esta situación difícil que estoy viviendo? ¿Haría algo diferente la próxima vez que me ocurra algo similar? ¿He desarrollado o puedo desarrollar una nueva habilidad? ¿He fortalecido alguna habilidad propia?

 2. Generar emociones positivas: Hace largo tiempo sabemos que las emociones positivas hacen bien. “La alegría es el mejor promotor de la salud y es tan buena para la mente como para el cuerpo” (Joseph Addison, poeta y dramaturgo inglés, 1672 -1719). Sin embargo, hace relativamente poco contamos con estudios que lo demuestran. Según estudios de Bárbara Fredrickson, las emociones positivas tienen la función de “antídoto” para las consecuencias de las emociones negativas – como el miedo, enojo, angustia, tristeza, ansiedad, etc.-. Las emociones positivas como el amor, gratitud, alegría, calma, esperanza, satisfacción, interés y curiosidad pueden generarse con determinadas acciones. Enumerar las cosas por las cuales estamos agradecidos, en lugar de darlo por sentado, es una forma de generar gratitud, por ejemplo.  Conectarse con la naturaleza produce calma, satisfacción. Practicar meditación, ejercicios de respiración y/o relajación muscular produce tranquilidad, calma y alivio.  Realizar actividades que nos interesen, generen curiosidad y placer es también una forma aumentar las emociones positivas que nos protegen en tiempos de adversidad.

3.   Fortalecer nuestras redes de apoyo social: Está demostrado que en situaciones de extrema adversidad, como guerras, atentados, desastres naturales, aquellas personas con capacidad para recibir el soporte de otros y también darlo tienen mayores probabilidades de salir adelante. En tiempos difíciles es fundamental conectarse con nuestros seres queridos, buscar apoyo, pedir ayuda, compañía y cariño. Es también una oportunidad para generar nuevos espacios donde dar y recibir soporte. En este sentido, en situaciones difíciles es sumamente importante hacernos el tiempo para conectarnos con otros, ya que es bastante frecuente la tendencia a hacer lo contrario (“estoy con tantos problemas que no tengo tiempo de ver a mis amigos”).

4. Mantener hábitos saludables: En tiempos de adversidad corremos el riesgo de debilitarnos con hábitos perjudiciales para nuestra salud como el sedentarismo, la alimentación inapropiada y dormir poco y/o mal.  A largo plazo, las consecuencias para la salud son negativas y por supuesto, nos quedamos sin energía para hacer frente a la realidad compleja. Por este motivo, sugerimos cuidar con mucho mayor énfasis nuestros hábitos en tiempos difíciles. Debemos prepararnos para una “competencia exigente” y para ello no hay duda que cuanto mejor nos alimentemos mejor será nuestro rendimiento.  El ejercicio físico moderado y regular, así como dormir bien también son clave para la “competencia” así como para una vida saludable.

No es fácil incorporar nuevos hábitos, pero es posible. Los tiempos adversos son oportunidades para hacerlo y encontrarnos con nuestras propias fortalezas adormecidas o desconocidas para ponerlas en acción.

Lic. Andrea Lardani

 

26 Jul 2019

BY: María Migali

Wellness

Comments: No hay comentarios

¿VACACIONES ESPERADAS O ESTRESADAS?

Para algunas personas las vacaciones son un momento esperado para recobrar fuerzas y volver renovado al trabajo. Pero para otras, puede implicar tener a los hijos en casa mientras la actividad laboral continúa al mismo ritmo. En este caso, según la edad de los hijos y la situación familiar, las vacaciones pueden significar dilemas como:
– ¿Dejarlos en casa con alguien o llevarlos a una colonia?
– ¿Cómo organizar la agenda laboral para poder compartir algún programa con ellos?
– ¿Cómo coordinar los traslados de ida y vuelta cuando son invitados por amigos?
– Con hijos adolescentes, los temas de preocupación pueden ser: ¿Se pasarán los días conectados al celular como única actividad? ¿Cómo monitorear a dónde van y con quién se encuentran mientras estamos en el trabajo? ¿Si van a casas de amigos/as habrá algún adulto?
– ¿Cómo manejar el presupuesto cuando se incrementan los gastos por salidas y entretenimientos durante las vacaciones?
Ante este panorama, las vacaciones podrían pasar a ser una situación generadora de estrés más que de descanso. Aunque mucho dependerá de nuestras actitudes, decisiones y acciones. Algunas ideas que pueden ayudar:
 Planificar con tiempo cómo nos organizaremos durante el receso escolar. Esto nos permitirá conversar con nuestras parejas, familia u otros padres para evaluar opciones y decidir con tranquilidad. Tomar decisiones de un día para el otro genera tensión tanto en los adultos como en los niños.
 Hacer un análisis previo del presupuesto disponible para salidas, entretenimientos, colonia, etc., para planificar en función de ello y no generar falsas expectativas en nuestros hijos ni estresarnos por gastar más de lo que podemos.
 Conversar anticipadamente con nuestros hijos sobre cómo serán las vacaciones. Adecuándonos a la edad de los niños podemos explicarles cómo cambiarán sus rutinas, qué actividades nuevas realizarán, con quiénes se quedarán, qué tipo de programas podrán hacer y cuáles no. Para los más pequeños, saber previamente sobre los cambios de rutina los ayuda a adaptarse mejor. En el caso de los adolescentes, es conveniente conversar con tiempo sobre las actividades permitidas y las no permitidas, horarios a cumplir y cuánto dinero podrán gastar, por ejemplo, para evitar discusiones sobre la marcha.
 Pedir ayuda. Hablar con nuestros familiares, amigos y a otros padres para coordinar traslados, programas y cuidado de nuestros hijos. Las personas capaces de pedir ayuda a sus redes de apoyo tienen menores niveles de estrés y mayor bienestar.
 Aprovechar las vacaciones de nuestros hijos para encontrarnos con ellos de manera más distendida. No es necesario disponer de más tiempo, sino considerar el receso como oportunidad para enfocarnos en ellos sin las rutinas y responsabilidades escolares de por medio. Con los más pequeños, jugar a algo que ellos elijan o leerles cuentos hasta más tarde sin la preocupación del horario para ir a dormir, por ejemplo. Con los más grandes, invitarlos a almorzar a nuestro trabajo, ver una película o serie juntos, interesarnos por sus gustos de música y amistades, pueden ser algunas opciones.
Quizás no podemos modificar nuestro presupuesto disponible ni dejar de trabajar en las vacaciones Afortunadamente, como adultos tenemos siempre la posibilidad de elegir con qué actitud vamos a acompañar a nuestros hijos durante el receso escolar. ¡Eso sí está en nuestras manos!
Si le interesa recibir asesoramiento profesional por algún tema relacionado con hijos pequeños, en edad escolar o adolescentes, no dude en consultar a Programa de Asistencia al Empleado.

Lic. Andrea Lardani – Directora –

16 Jul 2019

BY: María Migali

Wellness

Comments: No hay comentarios

CÓMO PROMOVER EL BIENESTAR DE NUESTRO HIJOS

Cómo promover el bienestar de nuestros hijos

Las personas más indicadas para promover el bienestar emocional de los niños, son sus padres. Consideramos que no hay una única manera adecuada de hacerlo. Por eso, las siguientes sugerencias sólo pretenden ser una simple guía de algunos componentes que contribuyen con el crecimiento saludable de un niño. El hecho de ponerlas en práctica disminuye la probabilidad de que una dificultad, lógica para la etapa evolutiva del niño, se convierta en problema. No olvide respetar su propio estilo al implementarlas.

Si su hijo:

1.DESOBEDECE Y/O TIENE FRECUENTES RABIETAS
a) Sea consistente en sus expectativas: Si no quiere que su hijo lo interrumpa, por ejemplo, no lo permita en algunas ocasiones y se enoje en otras.
b) Incentive su buen comportamiento: Detecte sus acciones positivas y aliéntelo, aunque sean conductas esperables para la mayoría de las personas.
c) Desaliente comportamientos inapropiados: Actúe inmediatamente. Sea firme, aunque amable, al poner la penitencia.
d) Señale la conducta, sin criticar al niño: Es preferible decir: “Eso que hiciste estuvo mal”, en lugar de, “Eres mala”, por ejemplo.

2. SE MUESTRA UN POCO TRISTE Y/O INSEGURO
a) Promueva su autoconfianza: Una posible manera de hacerlo es alentándolo por su habilidad para aprender un juego nuevo, por ejemplo. La posibilidad de jugar y explorar en un ambiente seguro, ayuda a que su hijo vaya desarrollando confianza en sí mismo.
b) Dele amor incondicional: Muéstrele que su amor por él no depende de los logros que obtenga. Utilice las equivocaciones como oportunidades de aprendizaje.
c) Refuerce la relación con su hijo: Tómese 15 minutos todos los días para hacer alguna actividad que le guste a su hijo. Deje que él la elija, y no le haga ninguna corrección ni señalamiento sobre cómo hacer las cosas durante ese lapso.

3. TIENE MIEDOS
a) Acepte sus miedos: Muéstrele que usted lo entiende, que reconoce sus miedos como válidos y que en algún momento pasarán. Evite criticarlo.
b) Bríndele un ámbito continente: Guíelo con cariño, pero con firmeza.
c) No le otorgue beneficios: Evite que obtenga ganancias que podrían llevar a la instalación del miedo. Si tiene miedo a la escuela y un día se queda en casa, no permita que se divierta más en casa que en la escuela, por ejemplo.
d) Ayúdelo a enfrentar aquello que teme: Es mucho más probable que su hijo supere el miedo si se enfrenta progresivamente a lo temido, que si lo evita.

4. LE CUESTA RELACIONARSE CON CHICOS DE SU EDAD
a) Dele la oportunidad: Trate de que participe de actividades que le gusten y que a la vez tenga la posibilidad de encontrarse con otros niños (deportes en equipo o cumpleaños, por ejemplo).
b) Hable con su maestra: La maestra puede darle mucha información ya que ella puede observarlo interactuando con sus compañeros durante varias horas. Pídale sugerencias, armen un plan conjunto para ayudarlo.
c) Enséñele: Usted puede enseñarle a su hijo cómo acercarse a otro niño, cómo iniciar una conversación, cómo contestar de buen modo, etc. Esta es una habilidad que puede aprenderse, así como aprenden a andar en bicicleta.

Muchos de estos comportamientos son pasajeros y normales para la etapa evolutiva del niño. Por ejemplo, es común que entre los 2 y los 4 años los chicos se opongan, tengan rabietas y no obedezcan. Esto es parte del proceso de crecimiento y de la necesidad de ir dando pasos hacia la autonomía. También puede ocurrir, que, al pasar de una etapa de crecimiento a otra, (al comienzo de la escolaridad, por ejemplo), los chicos se muestren inseguros y/o temerosos. Una vez que se acostumbran a las nuevas circunstancias, estos aspectos suelen desaparecer.

Si le interesa recibir orientación profesional con un especialista en niños, no dude en consultar al Programa de Asistencia al Empleado de Grupo Wellness Latina.

Autora: Andrea Lardani
Directora de Grupo Wellness Latina.

13 Jun 2019

BY: María Migali

Servicios / Wellness

Comments: No hay comentarios

¿Cómo manejar el estrés de una forma saludable?

El estrés es un mecanismo fisiológico que sirve para adaptarnos a una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. Es un mecanismo natural y necesario para la supervivencia.

Hace diez mil años cuando el hombre salía a cazar tenía que defenderse de los animales o de distintas amenazas, para eso el cuerpo activaba el sistema simpático de manera que generaba más adrenalina, más noradrenalina, aumentaba su frecuencia cardíaca, aumentaba su glucosa en sangre, su presión y su respiración. Todos estos cambios, cuando el hombre salía y se ponía en acción se limpiaban mediante la descarga física. Por lo tanto eran cambios de una muy corta duración que le permitían accionar y tomar mejores decisiones.

Hoy en día, nuestro cuerpo es el mismo pero las situaciones de amenaza son diferentes, podemos estar frente a un monitor, recibiendo una mala noticia, podemos estar al teléfono, o atascados en la autopista. No contamos con las mismas posibilidades de descarga.

El estrés en su justa medida es una tensión perfecta porque nos da motivación, nos permite actuar, nos permite decidir, pero cuando esa demanda es incrementada y no contamos con los recursos suficientes, es ahí donde el estrés se transforma en negativo y hay una sobrecarga en nuestro organismo.

El estrés negativo, surge cuando la persona percibe o considera que no cuenta con los recursos necesarios para afrontar la situación, ya sea porque no tiene los recursos o porque no aprendió a utilizarlos bien. Mucho estrés por un período largo, puede tornarse en un problema. Nos puede llevar a tener dificultades en nuestra salud, a sentir presión en determinadas relaciones interpersonales tanto en nuestro hogar como en el trabajo, a tener ciertas dificultades emocionales, entre otras cosas.

Para un manejo saludable del estrés, debemos aumentar nuestros recursos para poder enfrentar la “amenaza” o “demanda” y lograr un balance interno. Las estrategias para el manejo del estrés son:

1. Técnicas de relajación y respiración: Encontrar breves momentos en el día para respirar profundamente, relajarse escuchando una canción, realizar ejercicios de relajación y descontracción muscular.

2. Realizar actividad física y alimentarse de manera saludable: Al hacer ejercicio, el cerebro libera químicos que nos hacen sentir bien. También puede ayudarnos con la energía reprimida o frustración.

3. Manejo adecuado del tiempo: llevar un registro de cómo administra su tiempo, qué actividad requiere de mayor/menos atención. Se recomienda realizar el ejercicio de registro al comenzar la semana y revisarlo al finalizar la misma para determinar si estamos siendo objetivos con el tiempo que nos lleva cada actividad.

4. Generar emociones positivas. Está demostrado que las emociones positivas, – como la inspiración, gratitud, asombro, esperanza, serenidad – contrarrestan los efectos fisiológicos producidos por el estrés negativo y generan bienestar. Por lo tanto, vale la pena realizar actividades que las incrementen. Enumerar las cosas por las cuales estamos agradecidos, realizar acciones amables y expresar las emociones positivas son opciones que han demostrado aumentarlas.

Otro recurso para el manejo del estrés, que muchas organizaciones brindan a sus colaboradores, son los Programas de Asistencia al Empleado (PAE). Este servicio permite que los empleados y sus familias consulten sobre temas personales de manera absolutamente confidencial y gratuita. Profesionales especializados brindan asesoramiento inmediato lo que permite la resolución del problema con la consecuente disminución del estrés. La mayor parte de las preocupaciones hoy en día están relacionadas con temas financieros, legales y psicológicos. Los Programas de Asistencia al Empleado (PAE) ofrecen asesoramiento en estas tres áreas, así como también en temas nutricionales y de maternidad.

Como dijimos al inicio, el estrés negativo, surge cuando la persona percibe o considera que no cuenta con los recursos necesarios para afrontar la situación. Los Programas de Asistencia al Empleado incrementan los recursos para afrontar las situaciones generadoras de tensión de la vida cotidiana. Ofrecer esta herramienta a los colaboradores reduce los niveles de estrés lo que lleva a un mejor clima y productividad en la empresa.

Grupo Wellness Latina

31 May 2018

BY: Andrea Lardani

Servicios / Servicios Complementarios / Wellness

Comments: No hay comentarios

Las mujeres y sus múltiples roles: ¿Agotamiento o enriquecimiento?

6 am suena el despertador, Mariana se levanta para preparar los almuerzos que llevarán sus hijos al colegio. 6:30 los despierta, prepara el desayuno, se fija que tengan sus mochilas listas, con la ropa de natación para la tarde, que Juancito no se olvide de llevar la cartulina para plástica y que Sofía lleve la autorización para poder ir a lo de una amiga después de clase.  Una vez listos, los acompaña hasta la puerta con todo el equipaje a esperar que otra mamá los pase a buscar para llevarlos al colegio. Luego Mariana levanta y lava las tasas del desayuno, hace las camas, se da una ducha veloz, se viste y sale para su trabajo recordando llevar su notebook y su bolso con la ropa para ir al gimnasio al mediodía. Jornada laboral intensa, dos conferencias telefónicas con Brasil y problemas con clientes. Por suerte por la tarde su marido sale más temprano de trabajar y puede buscar a Juancito al colegio, entonces Mariana aprovecha para ir a ver a su mamá que vive sola y como se fracturó un tobillo no puede moverse. Pasa por el supermercado y le lleva comida. Mientras charla con ella le deja algo preparado para la cena. Luego pasa a buscar a Sofía por lo de su amiga y se van para casa. Al llegar abre la heladera y se da cuenta que se olvidó de comparar comida para la noche. Al mismo tiempo Juancito dice: “¿Ma, ¿qué hay de comer?… tengo hambre”.

Si bien esta escena no representa al 100% de las mujeres y hoy los hombres participan de muchas de estas responsabilidades, todavía las tareas domésticas y de cuidado de los niños, así como de adultos mayores están más a cargo de las mujeres.

¿Ahora bien, estos múltiples roles producen agotamiento, stress, compiten entre sí por la energía y el tiempo?  La teoría de la escasez del rol considera que cada persona tiene una cantidad de energía fija para usar. Por lo tanto, si una persona insume tiempo y energía a un rol – por ejemplo, cuidado de los hijos- le resta a otro rol – al de trabajadora -. Desde esta perspectiva el conflicto entre roles es inevitable y se asocia a síntomas de estrés.

Otra mirada sobre los múltiples roles

La teoría de la acumulación de los roles sugiere que el compromiso por participar en diferentes roles puede generar beneficios. Hace tiempo, autores como Marks y Sieber argumentaron que los múltiples roles dan energía y recursos en lugar de quitarlos. Los recursos generados al participar en un rol pueden usarse en otros roles. Esta mirada considera que la energía y el tiempo son recursos que se pueden compartir, integrar y expandir, en lugar de ser fijos y limitados. Por ejemplo, Mariana al ayudar a su madre que vive sola y ocuparse de que sus hijos diariamente, siente satisfacción, aumenta su auto-confianza y desarrolla habilidades interpersonales. Estas emociones y recursos generados podrán ser usados en otros roles a desempeñar, como el laboral. A su vez, la auto-confianza y bienestar le servirán de amortiguadores (buffers) ante dificultades que deba enfrentar en su día, como por ejemplo un problema con un cliente.

Esta perspectiva no niega la existencia del agotamiento y estrés que puede producir la sobrecarga de roles, sino que enfatiza los beneficios que con frecuencia son pasados por alto.

¿Qué pueden hacer las organizaciones?

Muchas empresas toman en cuenta los beneficios de contar con mujeres comprometidas con múltiples roles y algunas sugieren evitar la división tajante entre “modo trabajo” y “modo hogar”. En su lugar incentivan el “traer tu persona completa a trabajar” (Bring you whole self to work).  Pero es necesario continuar buscando programas y políticas específicas que colaboren con el desarrollo de sus carreras, así como de sus vidas personales/familiares.

Los Programas de Bienestar para la Mujer brindan asesoramiento especializado tanto para aquellas mujeres que se sienten sobrecargadas por los múltiples roles como para aquellas que se sienten satisfechas, pero aún quieren maximizar sus recursos para continuar creciendo como personas y trabajadoras.

Por Lic. Andrea Lardani

 

22 Nov 2017

BY: alfredo

Servicios / Servicios Complementarios / Servicios OnLine / Wellness

Comments: No hay comentarios

21 Nov 2017

BY: alfredo

Servicios / Servicios Complementarios / Servicios OnLine / Wellness

Comments: No hay comentarios

Catástrofes naturales y su impacto en los más pequeños

Los desastres naturales impactan emocionalmente a toda la familia. Cuando hay niños pequeños, son los padres quienes mejor pueden acompañar y contener a sus hijos. Para ello es importante conocer cuáles son las reacciones esperables según las edades de los niños.
Read More “Catástrofes naturales y su impacto en los más pequeños”

20 Nov 2017

BY: alfredo

Servicios / Servicios Complementarios / Servicios OnLine / Wellness

Comments: No hay comentarios

Grupo Wellness Latina estuvo en
EAPA 2017 en Los Angeles

Este año participamos una vez más del International Employee Assistance Professionals Association Conference en Los Angeles, California.

Read More “Grupo Wellness Latina estuvo en
EAPA 2017 en Los Angeles”

Side bar