16 Jul 2019

BY: María Migali

Wellness

Comments: No hay comentarios

Cómo promover el bienestar de nuestros hijos

Las personas más indicadas para promover el bienestar emocional de los niños, son sus padres. Consideramos que no hay una única manera adecuada de hacerlo. Por eso, las siguientes sugerencias sólo pretenden ser una simple guía de algunos componentes que contribuyen con el crecimiento saludable de un niño. El hecho de ponerlas en práctica disminuye la probabilidad de que una dificultad, lógica para la etapa evolutiva del niño, se convierta en problema. No olvide respetar su propio estilo al implementarlas.

Si su hijo:

1.DESOBEDECE Y/O TIENE FRECUENTES RABIETAS
a) Sea consistente en sus expectativas: Si no quiere que su hijo lo interrumpa, por ejemplo, no lo permita en algunas ocasiones y se enoje en otras.
b) Incentive su buen comportamiento: Detecte sus acciones positivas y aliéntelo, aunque sean conductas esperables para la mayoría de las personas.
c) Desaliente comportamientos inapropiados: Actúe inmediatamente. Sea firme, aunque amable, al poner la penitencia.
d) Señale la conducta, sin criticar al niño: Es preferible decir: “Eso que hiciste estuvo mal”, en lugar de, “Eres mala”, por ejemplo.

2. SE MUESTRA UN POCO TRISTE Y/O INSEGURO
a) Promueva su autoconfianza: Una posible manera de hacerlo es alentándolo por su habilidad para aprender un juego nuevo, por ejemplo. La posibilidad de jugar y explorar en un ambiente seguro, ayuda a que su hijo vaya desarrollando confianza en sí mismo.
b) Dele amor incondicional: Muéstrele que su amor por él no depende de los logros que obtenga. Utilice las equivocaciones como oportunidades de aprendizaje.
c) Refuerce la relación con su hijo: Tómese 15 minutos todos los días para hacer alguna actividad que le guste a su hijo. Deje que él la elija, y no le haga ninguna corrección ni señalamiento sobre cómo hacer las cosas durante ese lapso.

3. TIENE MIEDOS
a) Acepte sus miedos: Muéstrele que usted lo entiende, que reconoce sus miedos como válidos y que en algún momento pasarán. Evite criticarlo.
b) Bríndele un ámbito continente: Guíelo con cariño, pero con firmeza.
c) No le otorgue beneficios: Evite que obtenga ganancias que podrían llevar a la instalación del miedo. Si tiene miedo a la escuela y un día se queda en casa, no permita que se divierta más en casa que en la escuela, por ejemplo.
d) Ayúdelo a enfrentar aquello que teme: Es mucho más probable que su hijo supere el miedo si se enfrenta progresivamente a lo temido, que si lo evita.

4. LE CUESTA RELACIONARSE CON CHICOS DE SU EDAD
a) Dele la oportunidad: Trate de que participe de actividades que le gusten y que a la vez tenga la posibilidad de encontrarse con otros niños (deportes en equipo o cumpleaños, por ejemplo).
b) Hable con su maestra: La maestra puede darle mucha información ya que ella puede observarlo interactuando con sus compañeros durante varias horas. Pídale sugerencias, armen un plan conjunto para ayudarlo.
c) Enséñele: Usted puede enseñarle a su hijo cómo acercarse a otro niño, cómo iniciar una conversación, cómo contestar de buen modo, etc. Esta es una habilidad que puede aprenderse, así como aprenden a andar en bicicleta.

Muchos de estos comportamientos son pasajeros y normales para la etapa evolutiva del niño. Por ejemplo, es común que entre los 2 y los 4 años los chicos se opongan, tengan rabietas y no obedezcan. Esto es parte del proceso de crecimiento y de la necesidad de ir dando pasos hacia la autonomía. También puede ocurrir, que, al pasar de una etapa de crecimiento a otra, (al comienzo de la escolaridad, por ejemplo), los chicos se muestren inseguros y/o temerosos. Una vez que se acostumbran a las nuevas circunstancias, estos aspectos suelen desaparecer.

Si le interesa recibir orientación profesional con un especialista en niños, no dude en consultar al Programa de Asistencia al Empleado de Grupo Wellness Latina.

Autora: Andrea Lardani
Directora de Grupo Wellness Latina.

Side bar