21 Feb 2021

BY: Andrea Lardani

Sin categoría

Comments: No hay comentarios

En nuestra lucha contra la pandemia del coronavirus, nos han dicho repetidamente, es un maratón, no un sprint. Pero los maratones tienen una línea de meta claramente definida, no importa lo lejos que esté. Desafortunadamente, el estado actual en el que se encuentra la pandemia es cualquier cosa menos claramente definido.

Para muchos de nosotros, desconocer el punto final  de la pandemia, puede ser la parte más difícil de cómo estamos luchando para llegar al final. Cuando se anunciaron las primeras medidas de la pandemia -aislamiento en el hogar, trabajo a distancia, cierre de escuelas- muchos de nosotros sentimos que podíamos poner la vida en pausa por unas semanas. Esperábamos que aquellos que decían que la pandemia algún día, como un milagro, desaparecería, tuvieran razón. Y cuando la situación pareció calmarse, esas medidas se relajaron. Pero luego se fueron reintroduciendo a medida que las infecciones aumentaban, y muchos pensaron que podíamos volver a hacerlo. Y de nuevo. Y otra vez. Cada vez, sin embargo, se hizo más difícil, y algunos simplemente se dieron por vencidos y reanudaron conductas poco saludables e inseguras en lugar de mantenerse firmes hasta que todo esto terminara. Y más recientemente, cuando las noticias sobre las prometedoras vacunas podrían permitirnos empezar a fantasear sobre el fin de la pandemia, aparece un rebrote. Ahora enorme y fatal, acompañado de la perspectiva de algunos meses más difíciles por delante. Muchos de nosotros sentimos que sólo que sólo podemos contener la respiración por un tiempo limitado, pero la clara realidad es que se avecinan muchos desafíos en la fabricación y distribución de vacunas, con calendarios por todo el mapa. Sí, todo el mundo está esperando que el aumento de la producción termine, que la vacunación aumente y que las cosas vuelvan a la normalidad. Pero quizás, el mejor consejo es permanecer en el momento. Al menos durante los próximos meses, seguiremos rigiéndonos por las ya conocidas recomendaciones de salud pública diseñadas para evitar el contagio y la transmisión de la infección. Estas siguen siendo: el distanciamiento social estricto, el uso de máscaras o barbijos y el lavado de manos frecuente. Puede ser útil considerar estos esfuerzos necesarios como nuestro deber cívico personal, en lugar de un simple ejercicio de libertad.

Algunos recomendaciones que pueden ayudar a seguir hasta el final:

  • Continúa cuidando de ti mismo. Descansa mucho, mantente activo, hidrátate y come una dieta saludable.
  • Continúa enfocado en tus logros. Los beneficios de la gratitud para la salud mental están bien documentados.
  • Limita la exposición a los medios de comunicación con los recuentos diarios de la pandemia como forma de mantenerte optimista, con una visión positiva del futuro.
  • Recuerda que nuestros mejores y más fuertes recursos durante este tiempo son los unos y los otros, al cuidar de los demás nosotros mismos nos fortalecemos.

Journal of the Employee Assitance, 2021.

Side bar