26 Ago 2020

BY: Andrea Lardani

Sin categoría

Comments: No hay comentarios

Preocupaciones económicas. Salud mental deteriorada. Los efectos negativos de la pandemia se expanden. En América Latina, el COVID-19 ha conducido a un aumento de los casos de violencia de género y femicidio. 

El COVID-19 generó obstáculos adicionales

¿Cómo puede la pandemia conducir al aumento de violencia de género en Latinoamérica? Algunos antecedentes: De los 25 países con tasas más altas de femicidio, 14 están en América Latina. Una de cada tres mujeres latinoamericanas mayores de 15 años ha sufrido abuso sexual.

La pandemia de COVID-19 ha llevado a medidas como la cuarentena, aislamiento, distanciamiento social y restricciones de tránsito. Estas medidas han creado obstáculos adicionales para las mujeres que sufren violencia en el hogar y necesitan pedir ayuda, protección legal o abandonar sus hogares. El impacto económico de la pandemia también dificulta a las mujeres a dejar a una pareja violenta, a pesar de que el hogar es el lugar más peligroso para quedarse. 

Violencia de género y feminicidio en América Latina 

El femicidio es la forma más grave de violencia contra la mujer. La mayoría de los femicidios son cometidos por parejas o ex parejas, y son el resultado de abuso continuo en el hogar, amenazas o intimidación, violencia sexual o situaciones en las que las mujeres tienen menos poder o menos recursos que su pareja. Caputi y Russell consideran al femicidio como la forma más extrema de agresión contra las mujeres, motivado por el odio, el desprecio, el sadismo o un sentido de propiedad. Durante la última década, los países de América Latina han experimentado una epidemia de asesinatos de mujeres, que está vinculada con una cultura patriarcal que favorece la masculinidad sobre la feminidad y apoya la violencia masculina contra las mujeres como una forma de control social. Las estadísticas oficiales son escasas y en algunos países ni siquiera se registra la información. La ausencia de datos confiables impide una comprensión completa de la naturaleza y el alcance del problema. Sin embargo, podemos proporcionar información que muestra que el problema es grave y que la cuarentena COVID-19 ha complicado aún más el cuadro.

* Según el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe, al menos 3.287 mujeres han sido víctimas de femicidio en 2018 en América Latina y el Caribe. Los países con las tasas más altas de femicidios por cada 100.000 mujeres son: El Salvador (6.8), Honduras (5.1), Bolivia (2.3), Guatemala (2.0) y República Dominicana (1.9)

* El Salvador, Honduras y Guatemala tienen las tasas de femicidios más altas del mundo.

* En Argentina entre el 20 de marzo, cuando comenzó el aislamiento social, y el  26 de abril 2020 hubo 32 femicidios. 72% ocurrieron en la vivienda de la víctima y 64% fueron cometidos por parejas o ex parejas (Observatorio de violencia de género. Ahora sí que nos ven).  A su vez, el promedio diario de comunicaciones a la línea nacional de atención y asesoramiento por violencia de género ha mostrado un aumento del 28% desde el comienzo del aislamiento social en comparación con el mismo lapso de tiempo (103 días) anterior a las medidas de distanciamiento.

* En México se producen 7 femicidios por día, pero solo el 25% se investigan como femicidios (2020, Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio). Este año, entre enero y febrero, los femicidios aumentaron un 24% (Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública – SESNSP). Debido al Covid-19 y el aislamiento social, el gobierno de México comenzó una campaña para abordar la violencia contra las mujeres.

¿Cómo pueden los Programas de Asistencia al Empleado (PAE) ayudar a prevenir la violencia de género?

 Pre-COVID-19: Proporcionando capacitación a los líderes

Un ejemplo de México: En una empresa de fabricación de cartón con sede en Chihuahua, México, los supervisores reportaron altos niveles de ausentismo de tres de sus empleadas. Tanto Recursos Humanos como los supervisores sospechaban que las empleadas eran víctimas de violencia de género, pero no abordaron el problema porque lo consideraron un problema personal. Desde el PAE se ofreció capacitar a los líderes sobre cómo identificar a los empleados que pueden estar sufriendo violencia en el hogar, qué hacer y cómo remitirlos al PAE. Estas capacitaciones se impartieron tanto Chihuahua como en las demás sucursales de la compañía.

Post-COVID-19: Ofreciendo recursos online para empleados y familiares

Debido a la pandemia, muchos países de América Latina se encuentran en cuarentena, lo que significa que la violencia de género sigue creciendo y el acceso a los servicios del PAE es más difícil para las empleadas o familiares. Por esta razón, nuestro EAP ha incorporado nuevos recursos para ofrecer a las empresas. Éstos incluyen:

* Acceso gratuito a una plataforma de bienestar, que incluye: a) Charlas educativas video grabadas sobre violencia de género. Algunos de los temas presentados incluyen: ¿Qué es la violencia de género? Tipos de violencia y ejemplos. ¿Dónde se presentar? Emociones y pensamientos comunes de quienes sufren violencia de género. ¿Qué hacer? ¿Dónde y cómo pedir ayuda?

  1. b) Información sobre recursos comunitarios específicos, tales como números de emergencia, refugios, policía y grupos de apoyo comunitario, entre otros. Por ejemplo, en Argentina, les informamos a las mujeres que durante la cuarentena pueden pedir ayuda en las farmacias pidiendo una “barbijo rojo”. Este es un código que significa que están en peligro de violencia de género y alerta al farmacéutico a pedir ayuda. c) Artículos e información sobre cómo manejar el aislamiento durante la pandemia, recomendaciones para promover la salud mental y las relaciones saludables, y cuándo pedir ayuda. d) Acceso a los servicios del PAE completando un formulario.

* Una App disponible para empleados y familiares con información sobre los servicios cubiertos por su PAE y la posibilidad de acceder a través de un formulario o WhatsApp. Esto evita tener que llamar frente a sus parejas que las pueden estar controlando.

En síntesis

Sin lugar a dudas la violencia de género y el femicidio son problemas graves en todo el mundo y en América Latina particularmente. Antes del COVID-19, desde Grupo Wellness Latina ayudábamos a las empresas a abordar este problema a través de capacitaciones y con asistencia psicológica especializada confidencial. Lamentablemente, la llegada del COVID-19 junto con el aislamiento social, han llevado a un aumento de femicidios en la región. Esto nos ha obligado a diseñar nuevos servicios online para que tanto empleados como gerentes y familiares puedan acceder a ellos más allá de las restricciones por pandemia. 

Andrea Lardani, Directora de Grupo Wellness Latina. Tiene una amplia experiencia en el desarrollo y gestión de Programas de Asistencia al Empleado y de bienestar para empresas multinacionales en Latinoamérica.

andreal@grupowellnesslatina.com

 Referencias

The Global Gender Gap Report 2017. Nueva York, NY: Autor. htttp://www3.weforum.org/docs/WEF_GGGR_2017.pdf

Banco Mundial de Datos (2018) 

Las mujeres en la gestión empresarial: argumentos para un cambio / Oficina Internacional del Trabajo – Ginebra: OIT, 2019) 

CIS (2019). Informes de Opinión Pública CIS UADE-VOICES! Brechas de Género en Argentina. Centro de Investigaciones Sociales (CIS) UADE. Voces! Investigación y consultoría. ISSN 2618-2173. Marzo 2019. www.uade.edu.ar 

Revista Latinoamericana de Geografía e Géneros, Ponta Grossa, v.1, n.1, p. 78-87, ene. / jul. 2010 

Campbell, J. C., Runyan, C. W. (1998) Femicidio: Introducción de los editores invitados. Homicide Studies, 4, págs. 347–352. 

Comisión Económica para América Latina y el Caribe (2014) Informe anual 2013-2014. 

Mujica, J., Tuesta, D. (2014) Respuesta penal a feminicidios en las Américas: indicadores y estadísticas de uso indebido de delitos, evidencia de Perú. Revista Internacional de Criminología y Teoría Sociológica, 1, pp. 1-21. 

Musalo, K., Pellegrin, E., Roberts, S. S. (2010) Delitos sin castigo: violencia contra las mujeres en Guatemala. Hastings Women’s Law Journal, 19, págs. 161-221.

 

 

Side bar