31 May 2018

BY: Andrea Lardani

Servicios / Servicios Complementarios / Wellness

Comments: No hay comentarios

6 am suena el despertador, Mariana se levanta para preparar los almuerzos que llevarán sus hijos al colegio. 6:30 los despierta, prepara el desayuno, se fija que tengan sus mochilas listas, con la ropa de natación para la tarde, que Juancito no se olvide de llevar la cartulina para plástica y que Sofía lleve la autorización para poder ir a lo de una amiga después de clase.  Una vez listos, los acompaña hasta la puerta con todo el equipaje a esperar que otra mamá los pase a buscar para llevarlos al colegio. Luego Mariana levanta y lava las tasas del desayuno, hace las camas, se da una ducha veloz, se viste y sale para su trabajo recordando llevar su notebook y su bolso con la ropa para ir al gimnasio al mediodía. Jornada laboral intensa, dos conferencias telefónicas con Brasil y problemas con clientes. Por suerte por la tarde su marido sale más temprano de trabajar y puede buscar a Juancito al colegio, entonces Mariana aprovecha para ir a ver a su mamá que vive sola y como se fracturó un tobillo no puede moverse. Pasa por el supermercado y le lleva comida. Mientras charla con ella le deja algo preparado para la cena. Luego pasa a buscar a Sofía por lo de su amiga y se van para casa. Al llegar abre la heladera y se da cuenta que se olvidó de comparar comida para la noche. Al mismo tiempo Juancito dice: “¿Ma, ¿qué hay de comer?… tengo hambre”.

Si bien esta escena no representa al 100% de las mujeres y hoy los hombres participan de muchas de estas responsabilidades, todavía las tareas domésticas y de cuidado de los niños, así como de adultos mayores están más a cargo de las mujeres.

¿Ahora bien, estos múltiples roles producen agotamiento, stress, compiten entre sí por la energía y el tiempo?  La teoría de la escasez del rol considera que cada persona tiene una cantidad de energía fija para usar. Por lo tanto, si una persona insume tiempo y energía a un rol – por ejemplo, cuidado de los hijos- le resta a otro rol – al de trabajadora -. Desde esta perspectiva el conflicto entre roles es inevitable y se asocia a síntomas de estrés.

Otra mirada sobre los múltiples roles

La teoría de la acumulación de los roles sugiere que el compromiso por participar en diferentes roles puede generar beneficios. Hace tiempo, autores como Marks y Sieber argumentaron que los múltiples roles dan energía y recursos en lugar de quitarlos. Los recursos generados al participar en un rol pueden usarse en otros roles. Esta mirada considera que la energía y el tiempo son recursos que se pueden compartir, integrar y expandir, en lugar de ser fijos y limitados. Por ejemplo, Mariana al ayudar a su madre que vive sola y ocuparse de que sus hijos diariamente, siente satisfacción, aumenta su auto-confianza y desarrolla habilidades interpersonales. Estas emociones y recursos generados podrán ser usados en otros roles a desempeñar, como el laboral. A su vez, la auto-confianza y bienestar le servirán de amortiguadores (buffers) ante dificultades que deba enfrentar en su día, como por ejemplo un problema con un cliente.

Esta perspectiva no niega la existencia del agotamiento y estrés que puede producir la sobrecarga de roles, sino que enfatiza los beneficios que con frecuencia son pasados por alto.

¿Qué pueden hacer las organizaciones?

Muchas empresas toman en cuenta los beneficios de contar con mujeres comprometidas con múltiples roles y algunas sugieren evitar la división tajante entre “modo trabajo” y “modo hogar”. En su lugar incentivan el “traer tu persona completa a trabajar” (Bring you whole self to work).  Pero es necesario continuar buscando programas y políticas específicas que colaboren con el desarrollo de sus carreras, así como de sus vidas personales/familiares.

Los Programas de Bienestar para la Mujer brindan asesoramiento especializado tanto para aquellas mujeres que se sienten sobrecargadas por los múltiples roles como para aquellas que se sienten satisfechas, pero aún quieren maximizar sus recursos para continuar creciendo como personas y trabajadoras.

Por Lic. Andrea Lardani

 

Side bar