22 Sep 2018

BY: Andrea Lardani

Servicios

Comments: No hay comentarios

En la primera parte hablamos sobre la búsqueda de la igualdad de género que aún continúa a pesar de los logros conseguidos, así como la importancia de reconocer las diferencias entre las mujeres y hombres. El reconocimiento de las diferencias, permitirá diseñar acciones que reduzcan la brecha aún presente. Según el Índice Global de Brecha de Género, en el 2017 hubo un retroceso en términos de igualdad a nivel mundial, ya que la brecha se amplió en vez de reducirse. Así, se interrumpió una tendencia que se daba desde 2006 cuando se creó el este índice.

Otra diferencia entre mujeres y hombres es el estrés. Hay ciertos factores estresan más a las mujeres que a los hombres.  Según un estudio de la Universidad de Carnell, las mujeres se estresan más que los hombres en lo que respecta a la crianza de los hijos. A través de una encuesta realizada a 12.163 personas se encontró que las madres reportan mayor estrés y cansancio que los padres en relación a las actividades implicadas en la crianza.  Una de las hipótesis del estudio es que las mujeres se dedican más a las tareas rutinarias de la crianza y en solitario, y en menor medida a las actividades divertidas.

Otro factor que estresa a más a las mujeres es la exigencia o auto-exigencia del llamado “doble rol” o “super mujer” que implica emprender carreras competitivas y a la vez ocuparse de mayor proporción de tareas domésticas en el hogar, así como ser las principales cuidadoras de niños y ancianos. Hay estudios que demuestran que, las mujeres sienten estrés no solo por sus responsabilidades reales, sino también por la propia expectativa de ser capaces de gestionarlo todo con éxito y facilidad. Esto puede provocar problemas de salud, como hipertensión, enfermedades coronarias, cáncer y depresión

Si bien esto puede ser una elección personal para algunas mujeres, para muchas mujeres no es una opción en absoluto: deben ganar un sueldo para poder mantenerse a sí mismas y a sus familias.

¿Qué hacer?

Tomando la definición de estrés de Lazarus & Folkman que lo consideran un proceso transaccional en el cual hay un intercambio entre los factores estresores del ambiente y la respuesta de la persona sometida a estos factores, dividiremos las acciones de acuerdo a dos objetivos:

1) Reducir factores estresores del ambiente

Las organizaciones pueden colaborar con acciones como:

  • Generar una cultura de inclusión en la cual los colaboradores, mujeres y hombres, puedan mostrarse de manera integral, sin tener que ocultar ni escindirse de sus otros roles como el de madres, padres, estar a cargo de tareas domésticas, del cuidado de ancianos, enfermos o personas con discapacidad, entre otros. En un estudio realizado por Deloitte se detectó que el 61% de las mujeres se esfuerza por ocultar aspectos de sus vidas en el trabajo, por ejemplo, el hecho de ser madres, por temor a que los demás consideren que están menos comprometidas laboralmente.
  • Otorgar flexibilidad horaria para asistir a actividades escolares de los hijos y para cuidar a adultos mayores tanto para empleados como empleadas.
  • Extender la licencia por paternidad para que las madres puedan recibir más apoyo en esta etapa.
  • Brindar ayuda económica o descuentos en jardines maternales.
  • Incorporar lactarios y educación a toda la empresa para que se usen.

 

2) Aumentar los recursos individuales para responder a los estresores

Todas las personas cuentan con sus propios recursos para hacer frente a situaciones generadoras de tensión. Sin embargo, aumentar el abanico de alternativas reduce las probabilidades de aparición de síntomas producto del estrés elevado y/o prolongado. A continuación, mencionamos algunas intervenciones dirigidas tanto a hombres como a mujeres, ya que para lograr igualdad e inclusión es necesario que todos los integrantes (de una familia, empresa, comunidad) cuenten con recursos saludables de manejo del estrés que favorezcan la colaboración mutua. Vale la pena aclarar, que estas acciones deben ser facilitadas por profesionales especializados:

  • Programas de Mindfulness
  • Talleres presenciales u online sobre temas como: Manejo saludable del estrés, ¿Super Mujer o Mujer Real?, Aprender a Delegar, Maternidad y Trabajo, Crianza para Padres y Madres, Salud en la Mujer, Respiración y Relajación, Pensamiento Optimista, De Víctimas a Protagonistas, Recursos para Aumentar Resiliencia, entre otros.
  • Consultas individuales a través del Programa de Asistencia al Empleado. Profesionales especializados brindan asesoramiento en temas como estrés, ansiedad, angustia, miedos, insomnio, pareja, divorcio, familia, maternidad, paternidad, lactancia, crianza, escolaridad, adolescencia, estrés financiero, etc.  Estos Programas son una herramienta para prevención y reducción del estrés tanto de los colaboradores como de sus familias.

Lic. Andrea Lardani

 

Referencias:

  • Mothers’ and Fathers’ Subjective Well-Being in Time with Children. Kelly MusickAnn MeierSarah Flood, First Published September 2, 2016. American Sociological Review.
  • Uncovering Talent. A New Model of inclusion. Kenji Yoshino, Chief Justice Earl Warren Professor of Constitutional Law, NYU School of Law Christie Smith, Managing Principal, Deloitte University Leadership Center for Inclusion, Deloitte LLP-Updated December 6, 2013.

 

 

Side bar